Cómo utilizar los olores para vender más.

Si deseas aumentar tus ventas, sácale partido al poder de los aromas. Los estudios revelan que su influencia sobre los clientes es decisiva a la hora de permanecer más tiempo en el establecimiento y de realizar más compras.

Los comerciantes minoristas suelen estudiar muy detenidamente la imagen y apariencia de sus locales, cómo colocar los artículos para que atraigan al cliente, el color de las paredes y diferentes secciones, la música e incluso la forma de vestir de sus empleados, estableciendo para ello un código a seguir.

Pero hay otro aspecto que puede ser bastante determinante en la experiencia del cliente: el olor. Y es que el aroma que se respire al entrar a un comercio va a influir de forma significativa en el tipo de ambiente creado. Existen estudios que demuestran que, en determinadas circunstancias, el olor puede llegar a hacer que los clientes se queden más tiempo y hasta que compren más.

Según Jennifer Dublino, vicepresidente de desarrollo en ScentWorld Events, un grupo comercial de la industria del marketing en los aromas:

“El olfato es uno de los sentidos más peculiares del ser humano. El olor entra a través del sistema límbico (del cerebro) y recorre todos los procesos cognitivos y del razonamiento, dirigiéndose directamente a las zonas del cerebro donde están las emociones y la memoria. Su efecto en el cliente es inmediato“.

En un estudio publicado en el Internacional Journal of Marketing Studies, los consumidores confirmaron la hipótesis de que el olor puede afectar al comportamiento. Las investigaciones revelaron que los clientes “que experimentaron un placer y estímulos más intensos, manifestaron su intención de volver a visitar la tienda y, además, gastaron más en un ambiente perfumado que en otro carente de perfume”.

Esto no quiere decir que debas salir corriendo a comprar montones de ambientadores cargantes para repartir por cada metro cuadrado de tu local. Hay empresas que están especializadas en el tema y se dedican a estudiar cada caso, determinando el aroma particular que necesita cada tienda con el objeto de aumentar las ventas.

Para esto es importante llevar a cabo un estudio al detalle de cada comercio, del tipo de clientes, la exposición de los artículos y las técnicas de venta. El objetivo es crear un aroma que sea exclusivo y único para cada establecimiento. Sin embargo, es preciso tener mucho cuidado con no agobiar a los visitantes, sino todo lo contrario, tratar de crear un ambiente acogedor en el que se sientan cómodos, contentos y propensos a realizar compras.

Fuente: Este artículo es una adaptación del texto original publicado por Annie Pilon en Smallbiztrends.

Comments are closed.