Marketing sensorial: Estrategia para vender más y no agobiar al consumidor

Todos los días nos vemos atraídos por estímulos positivos que se encuentran en diferentes tipos de elementos. Tenemos hambre al sentir el olor a comida de nuestro restaurante favorito, escuchamos canciones que nos hacen recordar momentos agradables, o nos sentimos cómodos y relajados gracias a la textura de nuestra manta en una noche de frío. A esto lo llamamos marketing sensorial.

Este tipo de marketing es beneficioso para acercarnos a estímulos positivos del consumidor, y así mejorar y reforzar nuestro trabajo de branding. 

No importa a que tipo de sector perteneces, ya que las estrategias de marketing se pueden amoldar para que combinen varios sentidos a la vez reforzando una buena experiencia y una imagen positiva de la empresa en la mente de nuestros clientes.

Para entender mejor la estrategia que se utiliza en el marketing sensorial, solo hay que pensar en la creación de estrategias de marketing alineadas a una fuerte tendencia de valorización de pequeños momentos utilizando los cinco sentidos de los consumidores. El comportamiento de los consumidores se vuelca cada vez más en las interacciones momentáneas y en su vinculación personal con las marcas, por eso es importante utilizar este tipo de estrategias.

Necesitamos usar métodos mucho más creativos a la hora de captar la atención de nuestros consumidores y conseguir que nuestra marca quede grabada en sus mentes. A la hora de tomar una decisión de qué producto elegir, los consumidores necesitan estímulos instantáneos, más que una simple propaganda abusiva y aburrida de la que al final acaban huyendo.

El marketing sensorial aplicado a nuestra empresa.

Si hacemos un buen uso de nuestra creatividad y seleccionamos la opción de marketing sensorial que mejor nos convenga, podremos conseguir marcar la diferencia y tener menores costos en el momento de su implementación y mantenimiento.

Vamos a poner un ejemplo sobre una tienda de ropa cualquiera. Con un simple cambio en el vestidor, añadiendo una alfombra que de sensación de comodidad o perfumar con un olor característico y agradable el local, el dueño conseguirá que el cliente quiera permanecer más tiempo, y quizás haga mayores compras.

El estímulo visual es el más utilizado en el marketing sensorial. Para mejorarlo aún más, es de vital importancia tener en cuenta qué colores pueden llevar al cliente a una sensación de confort, y que no hagan que se estrese y vaya. El color azul sería un ejemplo de color agradable, ya que incita a sentir paz y tranquilidad.

Es importante escoger un olor que no sea ni muy dulce ni muy fuerte, debe ser algo intermedio para que no se vuelva pesado y agobiante, y debes utilizarlo en embalajes, espacios de la tienda, productos, etc.

Otra forma de invertir en marketing sensorial, es utilizando un tipo de música que sea agradable, o en los pequeños detalles que se les pueda ofrecer, como chocolate, té, o simplemente agua. Esto afianzará más el recuerdo positivo de tu marca.

Estas son algunas de las estrategias que harán que el cliente se lleve una buena impresión de tu marca y quiera volver. Hay muchas formas de aplicar el marketing sensorial en tu empresa, y así aumentar las ventas y ser recordado posteriormente por los clientes.

 

Fuente: bejod.com  

 

Comments are closed.